Affordable Access

Publisher Website

Embolización portal prequirúrgica

Authors
Journal
Radiología
0033-8338
Publisher
Elsevier
Publication Date
Volume
47
Issue
3
Identifiers
DOI: 10.1016/s0033-8338(05)72816-2
Keywords
  • Percutáneo
  • Tumores Hepáticos
  • Embolización Portal
  • Percutaneous
  • Hepatic Tumors
  • Portal Embolization

Abstract

En pacientes con tumores hepáticos, el tratamiento más eficaz es la cirugía. Sin embargo, no todos pueden ser tratados de esta manera. Uno de los motivos que contraindican el tratamiento quirúrgico es que el parénquima hepático que queda tras la resección de la zona tumoral sea insuficiente para asegurar la función hepática del paciente. Es conocido que el hepatocito, tras determinados estímulos, tiene la posibilidad de desdiferenciarse y clonarse. La embolización portal prequirúrgica (EPP) del volumen hepático que se va a resecar puede generar, tras este estímulo y respuesta (que será diferente en hígados fibróticos y no fibróticos), un crecimiento hepático que alcanzará niveles adecuados en 3-4 semanas. Por tanto, la EPP puede incrementar el número de candidatos a recibir tratamiento quirúrgico y, del mismo modo, puede disminuir la aparición de posibles complicaciones postoperatorias. En este artículo se presentan lo criterios de inclusión y exclusión que, de forma comúnmente aceptada, se utilizan para realizar una EPP. No hay acuerdo, sin embargo, sobre la técnica más adecuada para acceder al sistema portal, por ejemplo, la vía contralateral (con punción de los segmentos portales que no van a ser resecados) tiene considerables ventajas técnicas, pero pone en riesgo de trombosis a las ramas portales del tejido hepático sano. Son muchos los materiales embolizantes que se han usado en EPP, algunos autores recomiendan el empleo de «pegamentos», pues son relativamente sencillos de utilizar, de bajo coste y altamente eficaces pero, por otra parte, generan una importante inflamación periportal que puede dificultar la resección quirúrgica. Si se emplean partículas, éstas deben ser de un tamaño que oscile entre las 100 y las 300 micras. En conclusión, aunque todavía hay muchos aspectos de la EPP que requieren ser investigados, la técnica debería de estar disponible en todos los centros en los que se realice cirugía hepática, pues los beneficios clínicos derivados de ésta son muy satisfactorios.

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.