Affordable Access

Sobre algunos aspectos del silencio en cuatro comedias palatinas de Tirso de Molina

Authors
Publisher
Scriptura
Publication Date

Abstract

Sobre algunos aspectos del silencio en cuatro comedias palatinas de Tirso de Molina Florence Béziart. Université de Toulouse E 1 tema del silencio, tan intensamente estudiado para las literaturas occidenta- les de los siglos XIX y XX, parece más bien desatendido por la crítica cuando se trata de las producciones literarias de las épocas anteriores1. Por lo que al teatro clásico se refiere, la aproximación a dicho tema se hace de modo esporá- 43 dico y, al parecer, exclusivamente a través de los textos trágicos2. Resulta pues que el estudio del silencio en el drama cómico español del siglo XVII es un campo de investigación casi sin explorar hasta ahora. Por eso, nos proponemos enfocar aquí, dentro del marco muy limitado de este artículo, algunos aspectos del silencio en cuatro comedias -cómicas- tirsianas. Se trata así de exponer los primeros resultados de nuestra investigación dedicada al silencio en el teatro de Tirso de Molina. A fin de evitar una dispersión demasiado grande, importaba delimitar el objeto de nuestro estudio dentro de un grupo de obras relativamente homogéneas, lo que impuso de inmediato la noción de género. Así escogimos cuatro obras cómicas de problemática análoga y que pueden reunirse, según recientes clasifi- caciones, bajo la categoría de comedias palatinas, escritas todas, por más señas, Sólo podemos citar algunos trabajos sobre el silencio en la poesía medieval, en la obra de Dante o en la de Cervantes. Existen en efecto unos artículos puntuales acerca de las tragedias de Shakespeare, Corneille, Racine y Calderón. entre 16 1 1 y 161 5: El castigo del penséque, Quien calla, otorga, El celoso pru- dente y El vergonzoso en palacio3. Resumamos brevemente esas cuatro comedias. El castigo del penséque y Quien calla, otorga forman un díptico en que se escenifican las aventuras amo- rosas de don Rodrigo Girón, en Flandes primero, con la condesa Diana de Oberi- sel, y luego en Italia, con la marquesa Aurora. En la primera parte, se nos

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.