Affordable Access

Publisher Website

Tratamiento endovascular de aneurismas aórticos abdominales mediante abordaje percutáneo: ¿pueden ampliarse los criterios de selección?

Authors
Journal
Anales de Cirugía Vascular
1130-2542
Publisher
Elsevier
Publication Date
Volume
23
Issue
5
Identifiers
DOI: 10.1016/j.acvsp.2009.11.004

Abstract

Informes anteriores sugieren que el abordaje percutáneo para el tratamiento endovascular de los aneurismas de aorta abdominal (TEVA-P) es tan seguro como el abordaje abierto (TEVA-A) en pacientes con una anatomía femoral favorable. La calcificación severa de la arteria femoral y la obesidad han sido consideradas contraindicaciones relativas del TEVA-P, pero estos criterios no se han evaluado. El objetivo de este estudio fue evaluar los cambios anatómicos postoperatorios asociados con el TEVA-P frente al TEVA-A utilizando la reconstrucción mediante tomografía computarizada (TC) tridimensional (3D) y evaluar los resultados globales de ambas intervenciones en un grupo de pacientes con una anatomía femoral subóptima. Durante un período reciente de 26 meses, 173 pacientes fueron sometidos a TEVA en nuestros centros, incluidas 35 TEVA-P. Se obtuvieron imágenes de las arterias femorales mediante TC completas pre y postoperatorias en 22 de ellos (63%). Estos individuos se compararon con 22 controles emparejados que fueron sometidos a una TEVA-A durante el mismo período. Se utilizaron reconstrucciones 3D automatizadas para determinar los siguientes parámetros anatómicos de la arteria femoral antes y después del TEVA: profundidad arterial, puntuación de la calcificación, diámetro y área mínimos, diámetro y área máximos. De las 88 arterias estudiadas, 50 fueron sometidas a abordaje abierto y 38 a abordaje percutáneo (Proglide, n = 11; Prostar XL, n = 27). Ambos grupos fueron similares con respecto al tamaño del introductor, número de componentes, tiempo de intervención, pérdida de sangre y duración de la hospitalización. Un número significativamente mayor de individuos sometidos a TEVA-A sufrieron complicaciones inguinales (p = 0,02), entre las que destacaron 5 hematomas, 2 infecciones de la herida, 2 trombosis femorales, y un vaso que requirió una corrección con parche. En el grupo TEVA-P solamente se produjo un hematoma, que se trató de forma conservadora. No se observaron diferencias entre los grupos TEVA-P y TEVA-A con respecto a la calcificación de la arteria femoral (puntuación de la escala de Agatston 667 ± 719 frente a 945 ± 1.248, p = 0,37). Seis pacientes tanto del grupo TEVA-P como del TEVA-A (27%) presentaron obesidad (índice de masa corporal > 30) (p = no significativa). Los datos anatómicos obtenidos de las TC pre y postoperatoria mostraron una reducción significativa del área vascular minima con el TEVA-A en comparación con el TEVA-P (p = 0,02). Este estudio demuestra que los pacientes con obesidad o calcificación severa de las arterias femorales pueden ser tratados satisfactoriamente de forma percutánea presentando solamente complicaciones inguinales leves.

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.