Affordable Access

Apóstol y civilizador, núm. 049, 050

Publisher
Fraternidad de Franciscanos O.F.M.

Abstract

APÓSTOL Y CIVILIZADOR BOLETÍN, DE DIVULGACIÓN DE FRAY JUNÍPERO SERRA "EL APÓSTOL DE SIERRA GORDA Y DE LAS CALIFORNIAS". .A,.c*M Publica: Fraternidad de Franciscanos O.F.M. PETRA (Mallorca) f SPANA T.I 561247 -,,...„,, p c.|u,,|anc Viced« ».t.m. A B R I ' -MAYO 1978 NUMERO 49 y 50 DEPOSITO LEGAL P. M. 178 - 1974 Hechos ocurridos en la vida del P. Serra y que le condujeron a la A l l a California Un hecho sorprendente y casi increíble parecía torcer de repente el rumbo de la vida del P. Junípero Serra. Bien sabemos que por cau a de la flaqueza humana, no todas las obras realizadas por el hombre, por más que vayan envueltas bajo la apariencia de los más nobles ideales, están siempre libres de egoísmos o intereses particulares. Y parte de esta gran realidad es la que estuvo a punto de apartar al P. Serra de su ruta hacia California, desviándole para la provincia de Sonora. Lo encontramos ya en Tepic, cerca del puerto de San Blas lugar de embarque hacia la California, con sus trece compañeros, todos del Colegio de Misione- ros de San Fernando en Méjico, a la espera de barcos en condiciones para efectuar la travesía del Golfo de Méjico y así quedar situados ante el atrio de sus sueños apostólicos en el campo misional entre in- fieles. Larga fue la espera en Tepic que rebosaba por aquellos días de misioneros y soldados. Se encontra- ban allí al mismo tiempo congregados otros catorce religiosos del Colegio de Misioneros de Santa Cruz de Querétaro, más dieciocho de la provincia francis- cana de Jalisco. Todos dispuestos para ocupar los puestos vacantes de los Jesuítas al ser éstos expulsa- dos de los terrenos españoles. Los dos últimos gru- pos iban destinados a las diferentes misiones de Sonora. Mientras el P. Serra se traslada al puerto de San Blas para preparar la travesía marítima, un nuevo e inesperado contratiempo se fraguó en Tepic por el que se cambiaba el destino de los grupos misioneros. El Virrey, Don Francisco Carlos de Croix, fue mal in- formado al notificarle que los religi

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.