Affordable Access

El emperador Adriano ante la tradición romana

Authors
Publisher
Universitat de Barcelona
Publication Date

Abstract

EL EMPERADOR ADRIANO ANTE LA TRADICIÓN ROMANA VIRGILIO BEJARANO 1. Las monedas acuñadas en Roma el año 121 por orden de Adriano llevaban la inscripción SAEC(ULUM) AVR(EUM) y una alegoría del 'A~w\l que tenía en la mano izquierda un globo terráqueo sur- montado por el ave fénix. La moneda expresaba muy gráficamente el programa del nuevo emperador: crear para el mundo una nueva edad de oro que nunca se acabara. Cuando el optimus princeps moría en Selinunte de Cilicia el 9 de agosto del año 117, Adriano, nativo de Itálica, en la Bética, que a la sazón contaba cuarenta y un años, se encontraba en Antioquía de Siria en calidad de gobernador de la región (lega tus Suriae ).1 La carta de adopción de Adriano fue firmada por Trajano en vísperas de su muerte, si es que su expedición no fue resultado de los manejos de la facción de Plotina, la viuda de Trajano.2 En relación con estas dudas sobre la autenticidad de las litterae adoptionis pudo estar la presunta conjuración para eliminar a Adriano formada por senadores militaristas muy adictos a Trajano. Los cuatro conjurados más im- portantes: Lusjo Quieto, conquistador de Arabia; A. Cornelio Palma, debelador de la revuelta judía del año 117; 1. Publilio Celso y G. Avi- dio Nigrino fueron ejecutados por orden del senado (senatu iubente) a instigación, probablemente, del prefecto del pretorio, Acilio Atiano, muy leal a Plotina y a Adriano. Éste, al parecer, afirmaba en su autobiografía que la ejecución se había llevado a cabo contra su voluntad (senatu iubente, inuito Hadriano, ut ipse in uita sua dicit, occisi sunt, dice Espartiano).3 En todo caso, cuando Adriano, casi un año después de su aclamación militar, hizo su entrada en Roma el 9 1. Scriptores Historiae Augustae, De uita Hadriani, 4, 6. 2. Sobre la sucesión de Trajano por Adriano da una información relativamente detallada la Vita Hadriani, 4, 6-10. 3. Vita Hadriani, 7, 1-2. 82 VIRGILIO BE/ARANO de julio de 118, tenía en sus manos, sin que nadi

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.