Affordable Access

El jarro hispanovisigodo de Mañaria (Vizcaya).

Authors
Publisher
Universitat de Barcelona
Publication Date

Abstract

LUIS. G. VALDES EL JARRO HISPANOVISIGODO DE MMARIA (VIZCAYA) Con motivo de la remodelación emprendida en las salas de Prehistoria e Historia Antigua del Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco de Bilbao,' varios de los objetos en exposición pasaron al taller de restauración para su tratamiento y limpieza. Entre ellos, el jarrito de bronce de la cueva de Iturrieta, en Maiiaria (Fig. l), depositado por doña Nicasia de Madariaga, el 4 de septiembre de 1924, tras su hallazgo casual. La cueva donde se realizó el descubrimiento no nos consta que fuera revisada en su día. En la actualidad se halla bajo un cono de derrubio procedente de la cantera de mármol en la que se abría su boca. Posiblemente el jarrito perteneciese a una sepultura visi- goda violada. En 1952, en <Bronces hispanovisigodos de origen meditenineo 1. Jarritos y patenas*, el profesor P. Palo1 apuntaba la posible existencia de una decoración entre los cordones, aunque no podía verse, dado el estado de suciedad (Fig. 2).' La limpieza de las arcillas y süicatos que se acumulaban sobre la pieza, puso de relieve la existencia de un motivo decorativo oculto en su mayor parte, bajo concreciones calizas y situado entre los dos cordones que delimitan el hombro de la pieza. Temática de la decorucidn Situado entre los cordones sogueados se desarrolla un motivo vegetal ondu- lante (fig. 3 y 7). La superficie sobre la que se asienta está resaltada ligera- mente sobre la línea de perfil del jarrito. Dicho motivo no ocupa en su tota- l. Agradezco las fadidades dadas por el Museo Arqueológico, Etnográ£im e Histórico Vasco de Bilbao para la realización de este artículo. 2. PALOL, Pedro, «Bronces Hispanovisigodos de origen Mediterráneo, Jarritor y Pa- tenasr. Barcelona 1952. Fig. 1. Estado en que se conservaba el jarrito desde su descubrimienro en 1924. Fig. 2. Estado tras la primera limpieza de concreciones mn la aparición de la decoración. lidad el perímetro del hombro, dejando en r

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.