Affordable Access

¿Por qué la medicina alopática no es una medicina tradicional?

Authors
Publisher
Facultad de Medicina

Abstract

¿Por qué la medicina alopática no es una medicina tradicional? Tema de reflexión 29 edigraphic.com Rev Fac Med UNAM Vol.44 No.1 Enero-Febrero, 2001 Si alguna vez el lector se ha preguntado qué es lo que per- mite a la medicina alopática ser diferente a otras medicinas existentes en el mundo y que se conocen con el nombre de alternativas, marginales o tradicionales, quizá haya encontra- do su respuesta en la idea que la medicina alopática es cientí- fica y las otras no, o bien a que utiliza el método científico o que es la que resuelve el mayor número de problemas de sa- lud que aquejan a las personas. Sin embargo, cualquier expli- cación que haya podido encontrar no es suficiente para elimi- nar el hecho de que la medicina alopática por muy científica que sea, por mucho que utilice el método científico o por amplia que sea su respuesta y eficacia en la solución de los problemas de salud, mantiene tradiciones, esto es, que la me- dicina alopática no deja de ser una medicina tradicional. Pues bien, para poder iniciar una respuesta que permita afirmar que aunque la medicina alopática mantiene tradicio- nes que le son propias, no debe ser considerada como una medicina tradicional, me permito, como primer punto, refe- rirme a la naturaleza de la sociedad. Naturaleza de las sociedades Siguiendo en lo general las ideas de V. Mezhúiev,1 se en- cuentra que si bien es cierto que toda sociedad tiene como sustento universal a la Naturaleza, también es cierto que no todas las sociedades tienen la misma naturaleza, esto es, pue- den encontrarse sociedades naturales y otras que no lo son. En la evolución de la humanidad hay dos grandes etapas: en la primera de ellas el desarrollo de la sociedad descansó so- bre la base de los instrumentos proporcionados por la Natura- leza (una piedra, un palo, un hueso, etc.); en la segunda etapa la sociedad humana crea sus propios instrumentos para adap- tarse y dominar su entorno (martillo, cincel, tubo, etc.). En el primer caso, los integrantes es

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.