Affordable Access

Primero de diciembre de 1640 : ¿una revolución desprevenida?

Authors
Publisher
Manuscrits: revista d'història moderna
Publication Date

Abstract

MANUSCRITS, nP 9, Enero 1991, págs. 205-225 Primero de diciembre de 1640: Luna revolución desprevenida? Fernando Jesús Bouza Las revoluciones del Barroco, en lo que tienen de exponentes de la ficción política de la Alta Edad Moderna, fueron capaces de crear su propia fama, moldeando el rastro de las huellas de su memoria en la forma y manera que mejor les pareció a sus «disimulados» autores. Esto es así, al menos, en el caso de la revolución portuguesa de 1640, fmto de un movimiento de oposición política que cínicamente fingió no serlo y que se retrató a sí mismo bajo la figura de una revolución desprevenida, que no había nacido ni de la maquinación ni de la conjura, expedientes que el Barroco descalificaba tajantemente como fruto de la ambición personal o de partido. El Manifesto do Reyno de Portugal, impreso inmediatamente después de los hechos del 40, repite hasta la saciedad las alusiones a que el Primero de Diciembre no estuvo «de antes prevenido», a que en él no hubo nadie «entre tanta multidiio de gente & em tal mudanca de cousas que tratasse de melhorar sorte & reduzirse com partido*, intentando mostrar, en resumen, que fue acousa rara, ou nunca vista no mundo que tantos povos, em sucesso improviso, parecessem regerse por huma so vontade, sem descubrir ambiciio, vicio perpetuamente companheyro de revolucóes de Reynos e de Imperios». Lo curioso es que si nos acogemos a las fuentes catellanas la sensación es casi idéntica y cuando se empieza a hablar de lo sucedido en Lisboa suele ser frecuente toparse con la sorpresa de la corte de Felipe IV al recibir aquella noticia. La incredulidad, mezcla de inocencia y de jactancia, con que el Conde Duque de Olivares anunció al rey la alteración portuguesa como si fuera una locura del Duque de Braganza, es ciertamente, una tradición bien asentada, habida cuenta que se remonta a los primeros relatos de los hechos que conservamos; por ejemplo, el fraile agustino Antonio Séyner, que estaba en la ciudad de

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.