Affordable Access

Antes de la Batalla de Ayacucho, un yanqui entrevista a Simón Bolívar

Authors
Publisher
Actual Investigación
Publication Date

Abstract

Actuat (Mérida) (29): 65 -7 6, Mayo - Agoso 1994. AIVIES DE IA BAIALLA DE AYACI.]CTIO I]NYANKEE ENTREVISTAA SIMON BOLIVAR Carlos Edsel Una ta¡de de mayo de 1824 llegaron al Cuartel General de Simón Bolívar, ubicado en Ia villa peruana de Huaraz, dos fatiga- dos viajeros cuyo aspecto denotaba las penaliclades de una larga y diffcil travesía por los ásperos caminos de la sierra andina. Uno de ellos, alto y de porte distinguido, de cabellos rubios, con ba¡ba de muchos días, manifestó al prefecto de la pequeña población, un coronel clel ejército patriota, que su misión era entregar personalmente al Libertador ciertos recaudos de suma importancia. El hombre que hablaba con cierta diflculiad el español, se identificó como Hirarn Paulding, oficial de la marina norteameri- cana aI servicio del Comodoro Isaac Hull, Comanilante ile las Fuerzas Navales de los Estados Unidos en el Pacífico. Actual 65 DE LOS ARDIENTES ARENALES DEL PACÍF'ICO ALOS FRÍOS VENTTSQTTEROS DE LOS ANDEa ¡¡l¡¿6 paslding y su acompañante Mr. Hunter se habían embarcado en el puerto del Callao el 4 de junio, en Ia goleta deguena nortearnericana Dolphin y dos días más tarde desembarca- ¡on en Ia pequeña villa de Huacho, al norte de Lima. Allí se encontra¡on casualmente con un oñcial patriota que les dio algu_ nas orientadoras noticias de cómo poder llegar al Cuartel General de Simón Bolíva¡, quien al frente de los ejércitos combinados de laGran Colombia y Perú, atravesaba los Andes en busca de Ias fuerzas realistas del Virrey La Serna. - _ Los dos viajeros tomaron alojemis.b.r tr.asa del goberna- ilor de la pequeña y miserable villa. y refrere el norteamericano que Ie resultaba sumamente diffcíl hacerle entender al funcionario el objeto de su misión y lo tocante a sus deberes oficiales para con é1. "Sobre lo cual se aconsejó con algunos de sus subaliernos y apoyándose en mis explicaciones en mal español, por fin mó convenció de que estaba dispuesto a suplir con su celo la falta de inteligencia. En consecuen

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.