Affordable Access

Los presidentes de la Real Academia de Buenas Letras

Authors
Publisher
Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona
Publication Date

Abstract

L O S PRESIDENTES DE LA REAL ACADEMIA DE BUENAS LETRAS Por EL MARQUÉS DE CALDAS DE MONTBUY A don Pablo de Dalniases y Ros, primer marqués de Vilallonga por gracia de don Carlos, que fué, al abandonar España este prín- cipe, representante o embajador de las corporaciones catalanas en Londres, fué y debe a mi parecer considerarse con razón primer pre- sidente de nuestra Real Academia, no sólo porque en un salón de su señorial casa de la calle de Montcada, en el que tenía una muy selecta biblioteca, se reunían para estudiar y comentar asuntos li- terarios o para leer algún trabajo ;generalmente poético varias per- sonas de distinción, del clero o de la nobleza, y que con él fueron sus verdaderos fundadores, sino también porque en una de sus reuniones, celebrada a primeros de junio del año 1700, con ya cierto carácter de oficialidad, a pesar de acordarse que los cangos de pre- sidente y secretario debían ejercerse por turno, se le asignó el nú- mero uno en la inscripción o lista de asistentes habituales, cuya agrupación se denominaba entonces Academia Desconfiada. Escribió don Pablo Ignacio de Dalmases una interesantísima obra sobre Paulo Or~sio , una histcria de Cataluña, qut no lleg6 a terminar, y varios opúscnlos. Falleció el año 1718 y, seguramente, a haber vivido en 1729, al constituirse oficial y definitivamente nues- tra corporación, hubiese sido elegido presidente. Lo fué en la sesión del día primero de abril el presbítero dou Se- gismundo Comas y Codinach, que había nacido en San Quirse de Besora y estudiado en la universidad de Barcelona, de la que fué catedrático de Retórica, disciplina que siguió explicando también como tal a l trasladarse a Cervera. Fué varios años beneficiado de San Severo, durüiiie lcs cuales se reunía la Academia en una casa de la calle de Tallers, propiedad de aquella capilla; después fué rector de ia parrrquia de Sant Cugat del Recó de Barcelona. Tuvo especial empeño en que los académicos observaran con rigor cie

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.