Affordable Access

El niño de la selva

Authors
Publisher
Instituto de Estudios Latinoamericanos
Publication Date

Abstract

30322Revista Latinoamericana de Derechos Humanos Vol. 22 (2): 303, julio-diciembre, 2011 (ISSN: 1659-4304) EL NIÑO DE LA SELVA hÉctor herrera santoyo1* A la memoria del niño José Iván Valverde Comallán. (Nació en Puerto Inírida, Guainía, el 28 de octubre de 1999; murió en Bogotá, Colombia, a las 5.10 p. m., del 31 julio de 2002). Este relato es ficción y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Como dijo Ghandhi: “No hay camino para la paz, la paz es el camino”. 1* De nacionalidad colombiana, abogado con opción en antropología de la Universidad de los Andes en Colombia. Taca, taca, taca, taca, el traqueteo estri- dente de las ametralladoras se escuchaba en todas partes, es domingo por la maña- na y la guerrilla se va a tomar un pueblo del Amazonas colombiano. Las familias se refugian debajo de lo primero que en- cuentran, las madres lloran y rezan, los niños y las niñas entienden el peligro y están quietecitos. Los líderes indígenas que usualmente ese día amanecen tira- dos en la calle después de beberse los sub- sidios del Estado, quedaron despiertos y sobrios con el primer tiro. Los policías y militares encamados con sus esposas o amantes indígenas, quedaron en pie de inmediato, se atrincheraron, empuña- ron su pistola, la mayoría hizo la señal de la cruz implorando a Dios que no se los llevase del lado de sus familias. En el cuartel se prendieron todas las alarmas, los policías iban y venían buscando una trinchera, disparaban sin tener bien cla- ro para dónde, el radio operador clama- ba con tremenda angustia por refuerzos. De por Dios, manden el avión fantasma, manden helicópteros, lo que sea, pero manden algo, decía, y su temor no era infundado, pues en esa parte de la selva colombiana el dominio de la guerrilla es total, si se toman el pueblo acaban hasta 304 22 Revista Latinoamericana de Derechos HumanosVol. 22 (2): 304, julio-diciembre, 2011 (ISSN: 1659-4304) Héctor Herrera con el nido de la perra, no quedaría pie- dra so

There are no comments yet on this publication. Be the first to share your thoughts.